Sunday, March 12, 2006

Recuerdos de antaño

Somos como una semilla que fue sembrada y broto en la tierra del Oro, pero luego cuando la planta creció y hubo frutos, esos frutos fueron exportados para generar nueva semilla y ser plantada en otras tierras para dar nuevos frutos.

Tu, como yo, que un día subimos al vehículo que nos transportaría lejos de nuestro pueblo dejamos pedazos de nuestro corazón en San Francisco del Oro, o quiza el corazón entero, o quiza fueron pedazos de nuestra alma, si es que el alma se puede dividir, lo más seguro es que no, pero el lenguaje figurado nos ayuda a expresar las emociones y los sentimientos.

Donde quiera que tu estés aurifero, eleva una plegaria al Creador para pedirle que siga bendiciendo a toda la gente del Oro,

Gracias,
Jaime

0 Comments:

Post a Comment

<< Home