Monday, May 01, 2006

Ya pitaron las Seis, y las Siete..



Y como no recordar el pito que marcaba la hora, a las seis de la mañana, a las 7:00am dos largos, 7:15 dos cortos y a las 7:30am un largo. Luego otravez a la hora del Angelus, esa hora que me parece la más joven y cuando el sol está en su cenit, el pueblo entero lo escuchaba y marcaba la hora de la comida de los trabajadores de la sienda o hacienda, cuando chicos siempre decíamos "la sienda". En la XEGD se escucahaba entonces el "Ave María." Volvíamos a escuchar el pito a la una de la tarde para indicar que era la hora de re-comenzar o re-iniciar las labores en "la sienda" y quiza también en la mina? No se si se oia hasta allá, o creo que la mina tendría su propio pito.
A las cuatro y media, otra vez y desde el Barrio Indé y el cordón, se devisaba a los trabajadores de la "sienda que pintaban de colores la bajada empinada de Zacatecas que baja y sube paralela con esa barda de piedra, que no tengo las mínima idea en que año la construirían. Cuando yo nací o crecí y pude mirar, ya estaba ahí. Escuchaba , se escuchaba a los "torton" que sumbaban mientran aceleraban cargando el pesado metal molido, por la bajada de las "Quintas", que salían del pueblo y no se a dónde se dirigían, quiza a Monterrey?
Luego, cuando el día ya había terminado y avanzaba la noche en su viaje interesante hacia la madugrada de un nuevo día, se escuchaba otra vez el pito dando las diez de la noche. La hora del descanso.
Así se marcaba el ritmo de la vida de un pueblo brotó de las entrañas de la tierra: 6, 7, 7:15, 7:30, 12, 1, 10.

Qué más...?
Jaime H.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home